馃嚜馃嚫 馃摳 Estado de situaci贸n del Covid19 y de los ni帽os y j贸venes en situaci贸n de calle de Bobo-Dioulasso

鈥婨l lunes 9 de Marzo del 2020 el Coronavirus llega a Burkina Faso 鈥媝or una pareja de m谩s de 50 a帽os de edad cuando volv铆an a casa despu茅s de un viaje a Francia, concretamente en Mulhouse. El test dio positivo y fueron puestos en cuarentena en el Hospital Tengandongo, a Uagadug煤 - la capital del pa铆s-, junto con una tercera persona, que a pesar de no presentar los s铆ntomas, hab铆a estado en contacta con la pareja infectada.

A ra铆z de este giro en la situaci贸n de la epidemia en el pa铆s, el Gobierno toma unas medidas de urgencia en el mismo momento que crea un Comit茅 Nacional de 芦Gesti贸n de la Epidemia de Covidien-19禄, que se oficializa y comienza a trabajar el martes 17 de Marzo.
Los primeros frutos de este trabajo se materializan en una serie de medidas preventivas de 2 semanas de duraci贸n, renovables, y a contar a partir del 21 de Marzo a medianoche. Entre ellas, est谩 la prohibici贸n de cualquier tipo de reagrupamiento de m谩s de 50 personas, la instauraci贸n de un toque de queda de 19h a 5h de la ma帽ana en todo el territorio, el cierre de los dos aeropuertos del pa铆s - el de Uagadug煤 y el de Bobo-Dioulasso - vuelos comerciales, y del cierre de fronteras terrestres y ferroviarias.
A pesar de la r谩pida actuaci贸n del Gobierno, el virus se propaga - lentamente en comparaci贸n con China y Europa, pero sin pausa - hasta llegar a los 616 casos confirmados y 41 muertes a fecha de 24 de abril (fechas extras del G5 Sahel - S茅curit茅 et developpement).

Nos encontramos en 脕frica, en concreto en Burkina Faso, uno de los pa铆ses m谩s pobres del mundo, ocupando la posici贸n 182 de un total de 189 en el 脥ndice de Desarrollo Humano del PNUD (2019) y que desde hace 5 a帽os el norte est谩 en conflicto; por lo que la enfermedad en s铆 misma no es el problema, si no las acciones y medidas tomadas para evitar su propagaci贸n.
Para empezar, el Ministerio de Acci贸n Social no forma parte del Comit茅 Nacional, a pesar de ser una pieza clave en situaciones como en la que nos encontramos actualmente que provocan crisis humanitarias. En segundo lugar, el cierre del punto neur谩lgico y fuente de ingresos para todas y cada una de las familias de Bobo-Dioulasso, el Gran March茅. Y, entre otras muchas, la vulneraci贸n constante de los derechos humanos por parte de los poderes p煤blicos a la hora de hacer cumplir las medidas impuestas por el Gobierno.

Y quien acaba recibiendo las consecuencias es, como siempre, la poblaci贸n civil, pero sobre todo los colectivos ya de por s铆 m谩s vulnerables. Y los ni帽os y j贸venes en situaci贸n de calle son considerados, bien a ciencia cierta, uno de estos colectivos, por lo que deber铆an ser una prioridad para el Gobierno, pero sobre todo por el Comit茅 Nacional de 芦Gesti贸n de la Epidemia de COVID- 19 禄, ya que no s贸lo la falta de higiene, la desnutrici贸n y el deambular por la calle convierten estos ni帽os en un objetivo potencial para el virus, si no que ellos mismos son un potencial transmisor de este. Pero en la realidad siguen tan desamparados como de costumbre y somos las estructuras privadas que, con poco presupuesto, pero con actitud, actuamos para salvaguardar estas vidas tanto valiosas, pero que tan poco importan a su sociedad. A d铆a de hoy hay 1.066 ni帽os y j贸venes en situaci贸n de calle en Bobo-Dioulasso (seg煤n el directorio de estad铆stica del Ministerio de la Acci贸n Social, 2016), un 0,2% de sus habitantes.
Hasta d铆a de hoy, 鈥媓emos distribuido material de prevenci贸n, hecho cuidados de primeros auxilios y sensibilizaci贸n en las calles de Bobo-Dioulasso. Y es que gracias a estas actuaciones los ni帽os y j贸venes en situaci贸n de calle pueden expresarse y nosotros adaptar al m谩ximo posible las acciones a sus demandas.

鈥婲i帽o durmiendo en la calle tapado con la tela de un saco


鈥婸ara empezar, los ni帽os les cuesta creer que realmente el Coronavirus exista; para ellos es otra estrategia del Gobierno para conseguir dinero externo y enriquecerse a costa del sufrimiento de la poblaci贸n. No ser铆a la primera vez que pasa y ya no los hacen confianza. Es por ello, que incidimos con fuerza en la sensibilizaci贸n, ya que una buena prevenci贸n es lo que los salvar谩 de una muerte segura. Los cuidados de primeros auxilios son tambi茅n muy necesarias, ya que la polic铆a los arrolla durante el toque de queda si los ven paseando por las calles de la ciudad. Por el contrario, no ser谩n vapuleados si los encuentran durmiendo, ya que son conocedores de esta realidad y la respetan. As铆 pues, porque todav铆a hay ni帽os y j贸venes que se pasean pasadas las 19 horas? La respuesta es larga, pero sencilla. Debido a las medidas de prevenci贸n adoptadas por el Gobierno, los servicios que antes les garantizaban una comida al d铆a, ahora est谩n cerrados, y las familias que antes les daban unas monedas cuando mendiga, ahora se las guardan para poder hacer frente a la miseria, ya que sus ingresos han disminuido considerablemente. Y encima de eso, a las 19h las calles quedan desiertas, haciendo que si no has tenido la suerte de encontrar comida durante el d铆a, a partir de este momento ya te ser谩 imposible. As铆 que, muertos de hambre y abatidos por el cansancio, deciden drogarse y de esta manera olvidar el hambre y la dureza de la vida. Y son los efectos de la droga los que hacen que se paseen y por tanto sean golpeados por la polic铆a.
En 茅pocas de normalidad, sin epidemias a la vista, el ni帽o se desplazar谩 de ciudad en ciudad cuando vea que donde est谩 no encuentra comida. Pero actualmente esta opci贸n no es factible ya que las fronteras est谩n cerradas, y si intentan desplazarse, una vez llegan a la frontera, la polic铆a los hace regrasar. As铆 que la gran mayor铆a se han quedado atrapados en esta situaci贸n que no parece tener fin; y a d铆a de hoy, la probabilidad de que estos ni帽os y j贸venes mueran por desnutrici贸n es m谩s elevada que no que mueran infectados por el virus.

As铆 pues, queda confirmado que los efectos de una epidemia var铆an en funci贸n del pa铆s y de las condiciones econ贸micas, sobre todo a nivel personal. Y en el caso de Burkina Faso queda corroborado que su Gobierno, a pesar de haber tomado medidas favorecedoras para gran parte de la poblaci贸n, ha terminado por olvidar a los ni帽os y j贸venes en situaci贸n de calle.

Th茅ophile Sawadogo, director del Centro Ti茅 y Natalia Castro Maestres, cooperante t茅cnica de NouSol ONG

Pasa la voz