CENTRO DE DÍA Y DE URGENCIA PARA NIÑOS Y JÓVENES EN SITUACIÓN DE CALLE DE BOBO-DIOULASSO

RESUMEN DEL PROYECTO


El proyecto de la exclusión a la inclusión social de los niños y jóvenes en situación de calle de Bobo-dioulasso, Burkina Faso, quiere conseguir la inclusión social de los niños y jóvenes en situación de calle a través de un proceso de identificación que se lleva a cabo por medio de salidas nocturnas sobre terreno. Una vez identificados, se les invita a venir al Centro de día Tié donde se les proporciona alimentación, un espacio de higiene personal y un espacio seguro donde resguardarse durante el día para mejorar su estado de salud y bienestar bio-psico-social. Durante todo este proceso se va creando una relación de confianza con el usuario donde se intenta conocer el motivo por el que se encuentra en esta situación, saber los derechos que le son vulnerados y conseguir la información de su familia, en caso de que tenga, para así poder empezar el proceso de inclusión social.


ANTECEDENTES


NouSol ONG y la Asociación Tié firmaron un convenio de colaboración a principios del 2018, y abrieron, en agosto de ese mismo año, el Centro de día Tié para niños y jóvenes en situación de calle de Bobo -Dioulasso, con una superficie de 1.900 metros cuadrados. Gracias a la apertura del centro, los niños, niñas, adolescentes y jóvenes en situación de calle cuentan con un recurso estable donde se les proporciona comida, atención sanitaria, instalaciones para la higiene personal, apoyo emocional y educativo, acompañamiento de regreso en familia y posibilidad de acogida en el caso de urgencia o durante el proceso de retorno familiar.

El Centro de día Tié cuenta con un equipo profesional formado por un administrador que es educador social, un educador social, un integrador social, un ayudante del educador social (que fue un niño de la calle y antiguo usuario del centro) y dos vigilantes. Además, cuenta con un enfermero voluntario del Hospital Dafra que está situado a pocos metros de las instalaciones del centro. Todo el equipo profesional y voluntario de Tié conoce las lenguas de las diferentes etnias de los niños y jóvenes, lo que permite un contacto cercano y fluido con los beneficiarios, ya que la mayoría no habla francés debido a la falta de escolarización.

NouSol cuenta con un equipo profesional formado por un coordinador técnico y una cooperante técnica, además de un maestro local de secundaria. También proporciona al proyecto voluntarios y voluntarias que colaboran con la atención de los niños y jóvenes. Durante estos años han pasado por el Centro de Día Tié, médicos pediátricos, monitores de tiempo libre, maestros, abogados, educadores sociales, etc., dando al centro una atención interdisciplinaria e integral, además de formación continua al equipo técnico y profesional del centro.

Las dos asociaciones han trabajado conjuntamente en un estudio de campo enfocado en conocer el estado de situación de los derechos humanos fundamentales de los niños, adolescentes y jóvenes en situación de calle.


JUSTIFICACIÓN


El contexto político y socioeconómico de Burkina Faso es la principal causa de la desigualdad de la sociedad burkinesa. El promedio de hijos por familia son 6. La gran mayoría de familias numerosas se encuentran en una situación precaria y no pueden cubrir las necesidades básicas de sus hijos o hijas, y es por este motivo que muchos de estos niños/as y jóvenes terminan en situación de calle.

El último estudio en el ámbito nacional que realizó el departamento de Acción Social de Burkina Faso, en el año 2016, contabilizó 10.000 niños, niñas, adolescentes y jóvenes en situación de calle.

Bobo-Dioulasso, la segunda ciudad más poblada de Burkina Faso, está situada a pocos kilómetros de las fronteras de Costa de Marfil y de Mali. Debido a su situación estratégica operan muchas mafias de esclavitud infantil que se dedican a captar niños, niñas, adolescentes y jóvenes vulnerables o en situación de calle. También trasladan niños, niñas, adolescentes y jóvenes vulnerables de otras poblaciones por las vías de comunicación de la ciudad. Normalmente las mafias trabajan en red con las empresas de transportes privados de pasajeros o mercancías, y esconden los niños y jóvenes en los autobuses o camiones. Otras veces los niños, niñas, adolescentes y jóvenes se trasladan por su propio pie, animados por las falsas esperanzas de mejorar su situación y/o la de su familia. Muchos de ellos acaban siendo explotados en las minas de oro en diferentes puntos del país, o bien en las plantaciones de arroz de Mali o en las plantaciones de cacao de Costa de Marfil.


OBJETIVO GENERAL 


Disminuido el nivel de vulneración de los derechos humanos fundamentales a los niños y jóvenes en situación de calle de Bobo-Dioulasso.


PROYECTO APOYADO POR:

AYÚDALES A CREAR UN FUTURO

Apadrina este proyecto, contribuyendo al mantenimiento del centro, particularmente la manutención de los niños y jóvenes, y te mantendremos al día de sus historias escapando de la marginación hacia un futuro de esperanza.

Si no te gusta pagar en línea haz clic aquí: